Testimonios de voluntarios

Pablo

PabloBuenos Aires
Gabriela

GabrielaMadrid, España
Máximo Romano

Las Visitas Solidarias son un momento en donde lo que buscamos es robarle sonrisas a la gente. Cuando la gente puede estar angustiada o desesperanzada, nosotros les ofrecemos nuestro mensaje: todos son valiosos y todos merecen calidez y contención humana. Hasta ahora casi siempre hemos visitado pacientes hospitalizados. La mayoría ha pasado internado varios meses. Y realmente valoran y agradecen nuestra ayuda y compañía. Las visitas solidarias te permiten dimensionar el valor que tienen las relaciones y la capacidad sanadora que poseen . Al fin y al cabo, todos necesitamos un mensaje de amor y esperanza.

Máximo RomanoBuenos Aires
Ignacio Luque

Desde hace 6 años que conozco El Bolsón y he ido todos los veranos para hacer realidad las ganas que tengo de ayudar. Además, hoy por hoy organizo una de las actividades de Universitarios para el Desarrollo que es Voluntarios por un Día, una experiencia fascinante porque al organizar cosas como estas te empezás a encontrar con un montón de gente que además de ser unos genios, se convierten en grandes amigos, que se copan ayudando con la mano de obra o con lo que puedan, y lo hacen sin esperar nada a cambio.

Ignacio LuqueBuenos Aires
Ismael

IsmaelAsunción, Paraguay
Juan Bautista

Juan BautistaBuenos Aires
Álvaro La Fata

En La Viña viví un ambiente de amistad increíble. Las jornadas de trabajo eran intensas pero se hacía con cariño y mucho esfuerzo porque sabíamos que es para gente que en verdad necesita una escuela digna, una plaza de juegos, un salón de usos múltiples y una casa parroquial en buen estado. En los ratos libre no faltaban nunca las cartas y la coca; las charlas mas variadas.  Me quedo con una palabra con la que un amigo definió esta experiencia: Felicidad.

Álvaro La FataMendoza
Abdiel Fernández

Ir a El Bolsón es una experiencia realmente enriquecedora y única. Poder realizar esta actividad es realmente estar dispuesto a dar nuestro tiempo, energías y vacaciones al prójimo que nos necesita. Aprendés infinidad de cosas ayudando y conociendo la situación de los demás. Y lo mejor, es que hacés muchísimos amigos.

Abdiel FernándezSan Juan